Deja tu correo y recibe mis publicaciones.

miércoles, 1 de febrero de 2017

Renunciemos al Éxito Fugaz


Renunciar al Éxito Fugaz



El éxito, para algunos es tener suficiente para vivir, para algunos es cumplir las metas planteadas, para otros es cumplir el propósito de vida, cada quien tiene una visión de lo que el éxito es pero en si  - en cualquiera de sus conceptos y definiciones - tiene que ver con la felicidad. 

Thomas Jefferson escribió que "el creador ha dotado a los hombres de ciertos dones inalienables, la vida, la libertad y la búsqueda de la felicidad", también Simón Bolívar escribió que " la felicidad es el objeto de la sociedad" pero la felicidad (que es mi definición de éxito) es un concepto amplio.

Tener muchos amigos y ser rico son grandes bendiciones, pero la popularidad y el éxito financiero no garantizan una vida feliz. Para ilustrar este punto, el rey mas sabio y rico de su época - un monarca judío llamado Salomon - se refirió a un rey anciano que siempre ignoro los deseos de sus súbditos y lo reemplazaron. Su joven sucesor era muy popular al principio, pero también fue desaprobado. Salomon concluyo: "Y esto también es vanidad y aflicción de espíritu" (Ec 4:16).

La vida en la cumbre suele ser solitaria y también efímera. Los presidentes y los primeros ministros puede que tengan un indice de popularidad (y en algunos casos de riqueza) extremadamente alto por un tiempo, pero no duran. Hace 3 años conocí a varios altos ejecutivos que eran muy exitosos debido a sus personalidades triunfadoras y a sus excelentes habilidades. Sin embargo perdieron sus posiciones de altos salarios porque no podían prever la crisis que se avecinaba.

Por otro lado, son cada vez mas los gerentes y corporativos que pierden sus empleos debido a la robotizacion de la nueva revolución industrial (7 millones de empleos se perdieron el año pasado en Europa debido a ello según el Foro Económico Mundial), por muy bien que ganen, son incapaces de ir al paso rápido que exigen sus trabajos y la globalizacion, especialmente hoy, donde la fusión de compañías es tan común como la reducción de personal, aun muchos de los mejores reemplazos han perdido sus puestos.

La manera como vemos la popularidad y el éxito depende de lo que valoremos mas. Si ponemos el corazón en cosas terrenales, a la larga nos desilusionaremos, especialmente cuando descubrimos que siempre habrá alguien por delante de nosotros y cuando entendamos que la vida no es como las películas románticas de Hollywood, de hecho, creo que entender que la vida es dura es un buen indicio de salud mental.



Estamos atados a un sistema corrupto y perverso que nos esclaviza, que nos impone modas y patrones, que nos hace vivir endeudados y siempre anhelando mas, no importa cuanto dinero tengas siempre vas a querer mas, no importa cuantas fiestas y cuanto licor bebas nunca puedes llenar ese vacío, a ese sistema, al cual llamamos Babylon, debemos destruirlo si en verdad queremos ser felices, porque el espíritu humano no puede ser encerrado, la felicidad - como sugiere Bastiat - viene siempre antecedida por la libertad.

¿De que nos vale tener los éxitos fugaces que nos ofrece Babylon si son a cambio de nuestra libertad?, ¿porque cambiar la verdadera felicidad por momentos de ligeros placeres?.

PERO, si vamos a nuestra fuente, si ponemos el corazón en Jesús y vivimos para El, descubriremos que El es fiel para suplir todas nuestras necesidades, sanar todas nuestras heridas emocionales, para llenar todos nuestros vacíos y superar todos nuestros limites, su amor es la respuesta, su amor es la salida.

Tal como el pueblo de Israel clamaba por su libertad de Egipto, de Babilonia, de Siria y de Roma, hoy muchos en la humanidad claman por libertad, aun muchos que viven en países desarrollados con economías libres, son esclavos y cautivos del sistema, alimentan a Babylon, cuyo mayor deleite es que no descubramos para que nacimos, que no veamos la semilla de divinidad que hay en nosotros, poner un velo para que nunca veamos la verdad.

Solo en Jesús, nuestro libertador, tendremos la paz que da el estar tranquilo en su regazo y no esa gran lucha diaria - que nunca termina - por alcanzar lo que el mundo tiene por ofrecer y esto no es un éxito fugaz, esto es FELICIDAD. Este es el secreto de los grandes hombres de éxito de la historia. ahora entiendo a que se refería el Maestro cuando dijo que edificáramos nuestras casas sobre la roca, ¡que éxito!, es un éxito eterno, eso es Vida Diamante.

"Poned la mirada en las cosas de arriba, no en las cosas terrenales." - Col 3:2