Deja tu correo y recibe mis publicaciones.

viernes, 10 de febrero de 2017

¿Que es el Espiritu Empresarial? - Reflexiones Filosoficas de un Emprendedor


¿Que es el Espíritu Empresarial?

 Reflexiones Filosóficas de un Emprendedor



A excepción de cuando trabaje como vendedor en una zapateria a los 13 años para comprarme un playstation, nunca, y quiero decir jamas, he sido empleado. Pero no entendía porque me resignaba a ello, era como algo interno que me hacia oponerme a la idea de serlo, todos lo veían tan común pero nunca lo vi de esta forma. Respeto a los empleados, conozco empleados increíbles que aman su trabajo y que hacen de la sociedad un lugar mejor para todos, creo que es un desperdicio de talento, tiempo y recursos hacer algo por moda o por dinero, por ello cada quien debe dedicarse exclusivamente a lo que mejor sabe hacer (que generalmente es lo que mas disfrutamos), si cada quien se dedica a lo que mejor sabe hacer la sociedad entera progresa, y si ello consiste en ser un empleado feliz, pues que bueno, la felicidad como has leído ya en la filosofía Vida Diamante no esta necesariamente en ser un empresario. Consiste en cortar las cadenas del sistema babylon para encontrar el propósito de vida y dedicarle cada gota de sudor a ello, eso es libertad. 

Cuando veo un emprendedor me identifico plenamente con el, entiendo sus luchas, sus esfuerzos, sus sueños, sus ambiciones y su guerra contra las trabas que no le permiten crecer, pero ante todo ello surge una pregunta: ¿Porque ciertas minorías prefieren ser emprendedores cuando ser empleados es mucho mas sencillo y menos riesgoso? (y en los países libres y desarrollados los empleos son de calidad y bien pagados), volviendo al punto de que cada quien debe dedicarse a lo que mejor sabe hacer, lo que yo se hacer mejor es muy sencillo, no requieres estudios técnicos, es tan simple que parece mágico, se trata de saber cuando comprar, de saber cuando vender pero específicamente es un juego de comprar barato y vender caro.


Definitivamente aun no he alcanzado todos los proyectos que tengo, tampoco soy un gran millonario ni algo por el estilo. Tras años de emprendedor, con altibajos, muchas caídas estrepitosas y algunos éxitos, tratando de investigar porque algunos individuos pensamos así y el que nos impulsa, - aun cuando ser emprendedor es la profesión mas difícil - he llegado a una conclusión, y de ella saco este escrito filosófico, el cual considero que es la segunda parte de mi primer escrito en este sentido: "El Ilimitado Mundo En Que Vivimos", recomiendo leas ese primero.

Absolutamente para todas las especies de seres vivos que respiran en la creación, hay una regla elemental, la sobrevivencia y el crecimiento (desarrollo). Biologicamente hablando la inactividad es muerte. El rango de acción de cada especie para desarrollarse es limitado, el rango de acción para desarrollarse de una especie microscópica es muy inferior al de una planta, el rango de acción de una planta para desarrollarse es notablemente inferior al de un animal, el rango de acción para desarrollarse de un animal que básicamente consiste en mantenerse con vida es inferior a la de un ser humano.


Ahora la capacidad para desarrollarse del humano no termina con la reproducción y la madurez (como en el caso de los animales), el poder de tener una mente y un razonamiento ha dotado al hombre de una capacidad para desarrollarse - virtualmente - ilimitada. Su mente creadora es en si misma su medio básico de supervivencia, su habilidad de pensar, aprender, descubrir, comunicar, de crear nuevos métodos para interactuar o incluso transformar la realidad, de crecer intelectualmente, de mejorar constantemente en todas las áreas que se proponga... hacen que el progreso humano sea un camino abierto que parece no tener final. 

El humano no sobrevive "ajustándose al ambiente que le rodea" como creía Darwin, eso es lo que hacen los animales, el hombre busca ambientes amistosos y sobrevive a ellos transformando esos ambientes a través del trabajo productivo fruto de sus manos, moldeando su entorno para sus fines, a su imagen y semejanza. Si viene sequía el animal muere, el hombre construye canales de riego, si viene un tsunami o gran inundación, el animal perece, el hombre construye diques y embalses. Si una manada de los de tu especie te someten, te atacan, a los tuyos o a tu propiedad, el animal muere, el hombre escribe la Constitución de Los Estados Unidos de América. El mejor contrato social de la historia.

Decía ese gran filosofo llamado Jim Rohn, que la vida era la lucha contra la muerte. Si la vida es un proceso de acciones que garantizan la auto-sustentabilidad, entonces lo que distingue al ser humano en este proceso de acción y de sobrevivir, es la capacidad de pensar, esto es: de producir. Es decir, de sobreponerse a las adversidades y a los retos diarios pre-existentes con un esfuerzo e inventiva que nunca terminan, al estar dotado de una semilla de divinidad hacen que aquel individuo que fue diseñado a imagen y semejanza del Gran Creador, sea también por defecto, un perfecto creador. 

Cuando el hombre descubrió el fuego para mantenerse caliente, no fue el fin de su inventiva, cuando descubrió como hacer un arco y una flecha para cazar, tampoco lo fue, por el contrario su necesidad de pensar y de esforzarse abrían el horizonte para caminar una milla mas hacia adelante, con cada nuevo descubrimiento y con cada paso que hace un emprendedor lo que hace es plantear miles de preguntas que antes no existían y crear nuevos problemas a ser resueltos. Especialmente ahora, cuando hemos avanzado de tal manera que hemos movido la esperanza de vida de 19 a 30, de 40 a 60, luego a 70, hoy va por los 80 pero científicos aseguran que en cuestión de 20 años podremos equipar a nuestro sistema inmune contra el envejecimiento y las enfermedades.

Cada logro del "solucionador de problemas", es decir, del emprendedor, es un logro que añade un valor inagotable, es un primer paso para mayores descubrimientos, la vida es crecimiento, la vida es moverse hacia adelante, solo sera vida mientras continúe avanzando. Los expertos aseguran que el crecimiento constante es una necesidad psicológica y emocional del hombre, es una condición para su bienestar. El problema de la sobrevivencia solo es resuelto cuando reconocemos que la sobrevivencia demanda constante crecimiento, creación y creatividad. El musculo que no se ejercita se muere. Nacimos para crecer en todas las áreas, incluso espiritualmente. Y todos necesitamos estar seguros de que vendrá un crecimiento para nuestra salud mental y finalmente nuestra felicidad. 

Todo esto me lleva a creer en que la pasividad es ajena a la naturaleza humana, es perjudicial. La pasividad es incompatible con el desarrollo y la prosperidad. En todas las entidades vivientes, vemos como la naturaleza no permite la quietud. Cuando cesas de crecer te mueres, le sirves de alimento a otro que si se mueve. Lo que esta vivo pero deja de crecer comienza a desintegrarse. Lo mismo ocurre con nuestras mentes, nuestras almas, nuestros espíritus, nuestros cuerpos.


El verdadero emprendedor es quien nunca deja de crecer, pero fíjense que nunca hablo de su cuenta bancaria ni de sus éxitos, me refiero a el como individuo. El emprendedor siente una necesidad imperiosa por crecer, este hecho es crucial. El emprendedor es quien dice me niego a esperar que el Estado venga a solucionar mis problemas, me niego a obtener algo a cambio de nada, esto es ir contra la naturaleza y la vida. Clement Stone escribió uno de mis escritos mas fascinantes de la historia moderna: 

"Estoy en mi derecho de no ser un hombre corriente si así lo decido. Busco la oportunidad, no la seguridad. Quiero asumir el riesgo calculado, soñar y construir, caer y triunfar. Me niego a renunciar a una vida de incentivo por una pensión. No cambiaré la libertad por la beneficencia publica ni mi dignidad por una ayuda social. No me acobardaré ante ningún jefe ni cederé a las amenazas. Mi herencia es poder mantenerme en pie, orgulloso y sin temor a pensar y actuar por mí mismo. Disfrutar de los beneficios que mi trabajo origine y enfrentarme audazmente al mundo y decir: "YO LO HE HECHO". 

El colectivismo destruye este espíritu emprendedor, la idea de que los hombres deben mantener sus puestos de trabajo sin importar que (aun cuando estos trabajos se vuelvan innecesarios), la idea de que se debe ser recompensado por pertenecer a un partido, a un país o de ser promovidos no por esfuerzo propio sino por servidumbre me hacen notar que aun con todos sus defectos el gran merito del capitalismo es su apropiado uso de los requerimientos que necesita el hombre para sobrevivir y crecer, deja al hombre libre para pensar, para crear, para actuar, para producir, para arriesgarse, para atreverse a lo que aun no ha sido creado, para tratar lo nuevo, sus principios operan de una manera magnifica de modo que recompensa el esfuerzo y el logro, enriquece con medallas a la actividad ardua y a la resolución de problemas, pero castiga y penaliza duramente al pasivo, tal cual lo hace la naturaleza, de hecho, así lo hace La Divina Providencia, según lo que podemos leer en la parábola de los talentos (Mateo 13:12). 

Claro esta, el emprendedor, solo puede desarrollar estas grandiosas facultades de ingenio y desarrollo intelectual si es libre de actuar y de hacer, la libertad es entonces la principal aliada del progreso humano, a mayor grado de libertad mayor progreso tendrá un individuo, una ciudad, una nación, un continente. Pero puedo decir sin riesgo a equivocarme, que después de miles de años de desarrollo humano y aun no sabemos (no tenemos la menor idea) de lo que la raza humana es verdaderamente capaz de hacer. Sobre los emprendedores esta esta responsabilidad, sobre sus hombros descansa el mañana, que estoy seguro, sera aun mas extraordinario que el ya increíble presente que hemos creado. 

Aunque han habido y siguen habiendo muchos "empresarios", igual que hay hombres en cualquier otro grupo, que creen en los atajos pragmáticos: que corren al gobierno y venden su futuro a cambio de una ventaja momentánea, el verdadero espíritu empresarial la ley de la naturaleza, es el del hombre que decide tomar las riendas de su propio crecimiento, entendió que su potencial no tiene fronteras, que no hay limites en su pensamiento, que destraba su potencial divino de creador produciendo donde ve carencias, que aun cuando la ambición sea criticada en sus país el ambiciona legítimamente, aun cuando enfrente restricciones, controles o competencia, ama el calor de la lucha y que sera incapaz de renunciar a vivir una vida de logros por una tarjeta de racionamiento que le asigne el tirano de turno. Es un espíritu que siempre sera rebelde, y cuando no se le permita serlo, la solución sera una balsa cubana. 


"Vida, facultades, produccion — en otras palabras, individualidad, libertad, propiedad — esto es el hombre." - F. Bastiat



Leonardo Brito