Deja tu correo y recibe mis publicaciones.

domingo, 30 de noviembre de 2014

Entusiasmo

La palabra entusiasmo viene del griego "Entheos" que significa estar dentro de Dios. ¿Vives una vida de entusiasmo?, ¿te sientes inspirado en lo que haces? Vivir una vida con entusiasmo significa alegría, felicidad y plenitud. Sientes llenura y abundancia, vives una vida realmente llena de significado, de propósito. Esto te da una seguridad impresionante lo cual te guía a una tranquilidad interna que pocos encuentran y agradeces por ello cada vez que miras hacia abajo en la ventana y ves a todas esos seres deambulando en situación de pena. 

¿Saben?, debo admitirlo. Hay gente por la que siento pena, siento lastima por las personas que se visten apuradas para ir al trabajo odiando muy en el fondo cada minuto de ello, que les da dolor de estomago el Lunes en la mañana y no pueden hacer nada, que odian su reloj despertador, que sienten un pequeño grano de esperanza cuando llega el Jueves porque falta menos para el Viernes, que dicen "Gracias a Dios es Viernes" porque viene el fin de semana y vivirán por esos días a al semana donde podrán tener tiempo para ellos mismos, para lo que les gusta, para sus familias  y sus creencias religiosas.


Dos días que no tendrán que estar alrededor de gente que les cae mal, no tendrán que reírse de los malos chistes de su jefe ni tendrán que asumir posturas diplomáticas ni de silencio en la oficina, es decir: no tendrán que vivir esa sombra de su vida. Me refiero a esos que trabajan 50 semanas al año solo para poder tener acceso a 2 semanas de vacaciones y ¿Sabes lo que le pasa a la mayoría en nuestros días?, no tienen las vacaciones que quieren, solo tendrán un tiempo donde no están trabajando, no terminaran viajando a donde quieren viajar, haciendo lo que quieran hacer. Porque están muy cansados, están llenos de deudas, de problemas de salud y de gastos, se sienten mal ¿Y quien no?, si odian su despertador, no pueden dormir hasta que estén totalmente recuperados, comen siempre rápido y pasan la mayor parte de su vida en el trafico.


Siento pena por ese grupo de personas que conozco muy bien pues yo vengo de allí, siento vergüenza especialmente cuando agradecen por tener la "oportunidad" de ser esclavos de un sistema cuyo único objetivo es robarle su potencial divino a la gente. No creo que exista algo peor en un individuo que llegar a la vejez y pensar: "Quizás desperdicie mi vida."

¿Porque siento tanta pena?... No es porque me sienta mas feliz, saludable y rico que ellos. En el fondo es porque hay un camino mejor, un camino lleno de entusiasmo, solo que ellos no lo conocen.



Leonardo Brito