Deja tu correo y recibe mis publicaciones.

sábado, 2 de marzo de 2013

Los Españoles no son emprendedores

¿Porque los jóvenes españoles no gustan del emprendimiento?



La revista online americana Smart Planet intenta responder a una pregunta sobre la situación de los jóvenes españoles, ¿por qué no se deciden a ser sus propios jefes, en lugar de conformarse con empleos precarios?
Un desempleo que alcanza el 26%, universitarios muy preparados que sólo pueden optar a prácticas no remuneradas o trabajos por debajo de su nivel de experiencia y jóvenes que no pueden formar una familia ni firmar una hipoteca. Ésta es la situación actual de España. Por eso, la revista estadounidense Smart Planet se pregunta qué más necesitan los españoles para tomar las riendas de su vida y crear empleos para ellos mismos.
El 44% de los españoles entre 25 y 29 años realizan trabajos que no corresponden a su formación. Pero en lugar de buscar otras vías, los jóvenes parecen conformarse. Lo importante es tener un trabajo como medio de sustento, guste o no. Y si pueden elegir, optan por una gran empresa o la Administración Pública. En su mente no está convertirse en empresarios.
¿Por qué los españoles no se embarcan en la aventura de abrir un negocio propio? No es sólo por la complicada burocracia ni la imposibilidad actual de que un banco conceda un préstamo. El problema viene de base. Ni en colegios ni en centros de estudios superiores se promueve el espíritu emprendedor. Según los expertos, es ahí donde se desarrollan habilidades como la independencia o la toma de decisiones. Sin esos conocimientos, es difícil que en la edad adulta se atrevan a trabajar por cuenta propia en un proyecto para el que no se sienten preparados.
Las excusas van desde: nadie nos enseñó a ser empresarios, hasta que montar un negocio lleva mucho tiempo y dinero. Rosaura Alastruey, fundadora de Proyectos TIC, organiza talleres de motivación para trabajadores y desempleados. Según su experiencia, aquí "un emprendedor es un bicho raro". Esta posibilidad siempre es la última opción. "Tengo estudiantes que tras un año o dos sin empleo, dicen que quieren abrir un negocio". Es decir, cuando la necesidad aprieta, 4 de cada 10 españoles se deciden a emprender. Pero difícilmente tendrá éxito una iniciativa que parte más de la desesperación que de la confianza en un proyecto. 
Las estadísticas indican que hay una cultura en España de no correr riesgos. "Por un lado, porque nuestros padres trabajaron siempre en una misma empresa a la que se aferraron y eso se ha transmitido como positivo a la siguiente generación. Por otro, cuando alguien se sale de lo establecido y decide montar un negocio propio, si las cosas no funcionan como esperaba, la sociedad le marca y ya no vuelve a intentarlo por miedo a un nuevo fracaso."
Esta revista considera a España un fiel reflejo de la novela El Lazarillo de Tormes. Los políticos son corruptos, pero cualquiera en su situación haría lo mismo. "Si tú engañas, yo engaño también". Son un país pesimista que no cree en las oportunidades. ¿Por qué apostar por el comercio electrónico pudiendo abrir una tienda convencional?.
La gente abre un bar o una tienda para que la hereden sus hijos, no para expandirse y crear un imperio. Pero estos hijos se están marchando al extranjero en busca de mejores oportunidades, en una fuga de cerebros irreparable para el país. 
Entonces vemos una España donde unos pocos que saben hacer negocios dominan a la gran población que no le gusta en absoluto nada sobre los negocios y es este monopolio aunado a la "fuga de emprendedores" es lo que ha traído tanta gravedad al país, la cuestión es que si los europeos no emprenden no podrán salvarse de la catástrofe financiera que ha de venirles si no toman acción y dejan la comodidad de "la buena educación y el empleo seguro".


La gran pregunta es ¿Como podemos cambiar algo que ya es cultural?

Leonardo Brito