Deja tu correo y recibe mis publicaciones.

domingo, 20 de enero de 2013

Como generar un millon de dolares



3 Creencias que generaron un millón de dolares 

Creencia Kikuchi #1

Mientras más difícil es el obstáculo, mayor es la recompensa.
Sí, suena bastante simple, pero no puedo decirles cuántas personas he conocido que tienen más excusas y razones por las que no lo hicieron o no pudieron empezar a construir sus sueños y metas. No pueden hacer crecer un músculo sin algún tipo de resistencia, y no se puede traer una vida a este mundo sin un esfuerzo extremo y dolor.
Alguna vez se han preguntado ¿por qué las personas a las que aparentemente se les ha dado todo terminan atrapados en las adicciones, escapando con distracciones materiales y/o terminan sintiéndose deprimidos y perdidos? Cuando conquistamos algo más grande que nosotros mismos, cuando ponemos nuestro corazón, alma y pasión hacia algo, no sólo sentimos que nos lo hemos ganado, también sentimos que realmente lo merecemos.
Por lo tanto, desde mi experiencia personal, mientras mayor es el reto mayor es la recompensa. Además, siempre que esté en línea con mis valores y misión, siempre encontraré la manera, porque mi creencia es que podemos lograr casi cualquier cosa que nos propongamos y con la que nos comprometamos, es simplemente una cuestión de tiempo y enfoque, y nunca es sobre a quién conocen, sino a quien buscan durante el proceso.
Creencia Kikuchi #2

El cambio no es nada. Resolver un problema más grande lo es todo.
La segunda creencia fundamental en la construcción de lo propio o para asesorar y formar a otros es esforzarse continuamente en resolver problemas más grandes que cualquier otra persona en su industria o mercado. Pueden tener cualquier tamaño, experiencia y nivel financiero, y aún así duplicar o triplicar sus resultados en unos años con este factor clave. De nuevo, si yo pude duplicar mis ventas cada año sin un título universitario o experiencia previa, casi cualquier persona puede hacerlo con las creencias correctas.
Por ejemplo, recuerdo hace muchos años cuando inicie mi primera empresa, un estudio de diseño gráfico, éramos un grupo de cuatro trabajando en el sótano de mi casa. Convoqué a una reunión un lunes por la mañana con mi representante de ventas, 2 diseñadores junior y yo, y le pedí a mi representante de ventas que le preguntara a uno de nuestros clientes cuáles eran los tres principales desafíos para la comercialización de sus productos. Sin preguntar cuáles eran sus presupuestos, o cuánto más trabajo podemos obtener.
Este fue un paso audaz de mi parte porque no éramos una agencia en ese tiempo, sin embargo yo sabía que con el fin de duplicar nuestras ventas anuales una vez más, teníamos que ser cada vez más valiosos y resolver problemas más grandes. ¿Qué sucedió durante nuestra presentación a la empresa? Justo cuando pensamos que habíamos terminado, nos pidieron que hiciéramos una presentación para el Presidente y fundador de la compañía. ¿Ganamos la cuenta? Sí. ¿Acaso hicimos mejores preguntas que cualquier otra agencia publicitaria en todo Toronto y que en última instancia nos llevó a mejores respuestas? Les apuesto que sí.
Creencia Kikuchi #3

Pregunten y se les concederá. Pero asegúrense de hacer la pregunta correcta.
Otro amigo mío que dirige una exitosa empresa de manufactura en los EE.UU. me preguntó hace algunos años: “Erik, con esta economía y con todos haciendo outsourcing en América Latina pienso que mi negocio no va a estar aquí en los próximos años, ¿debo vender ahora o debo encontrar algo nuevo antes de que se vaya a la quiebra?
Lo interesante es que en estos momentos, le va fenomenalmente bien a su negocio. Así que aquí está la lección de coaching del millón de dólares. Siempre que tengan una opción no tienen elección. Creen dos opciones y entonces tendrán un dilema, añadan a eso una tercera opción y entonces comenzarán a tener elección.
Así que le dije, “¿por qué no hacerse una pregunta que presuponga el mejor resultado deseado? Como tu nueva tercera opción pregúntate, ¿cómo puedo transformar mi empresa actual para satisfacer no sólo las necesidades del mercado norteamericano, sino expandirla rentablemente a nuevos mercados y establecer un nuevo estándar de la industria mientras resuelvo un problema más grande que cualquier otra persona?”, o “¿por qué no sólo la expando a América Latina y aporto mi experiencia y estrategias clave para que la industria y la gente avance allá”, por ejemplo.
“Ahora tienes elección”, le dije.
Ya sea que estén al comienzo de su aventura de negocios, sean un profesional que está tratando de avanzar en su carrera o que sean el propietario de un negocio que esté listo para llevar a su empresa y su rentabilidad a un nivel superior, los animo a considerar estos principios, a probarlos y ver cuáles funcionan mejor para ustedes. Y si tenemos la oportunidad de reunirnos en el futuro, me encantará saber cómo aplicaron estos principios para lograr grandes cantidades de prosperidad en su vida también.
Escrito por,
Erik Kikuchi